domingo, 30 de abril de 2017

El Tata Lázaro y los pichones


Hermosillo, Sonora a 30 de Abril de 2017.

Sábado 29 de abril, cerca de mediodía. Llegamos a la plaza por la esquina noroeste en donde se encuentran las calles Galeana y Puebla. Aprovecho el semáforo en verde y que sale auto que estaba estacionado en esa esquina. Todos los cajones alrededor de la plaza están ocupados, igual que los espacios en las aceras de enfrente de la manzana que ocupa la plaza. Aprovecho porque de no hacerlo ya no encuentro lugar. En esa esquina está un puesto de boleros, luego está el kiosco de la plaza. 



I Primero Lázaro, luego…, también

Domina Lázaro rodeado de pichones, juegan con él, ellos se acercan, no los sigue como el Peje. Sereno, mirando a lo lejos, hacia el futuro del país, diseñando estrategias, pensando en el desarrollo del país, en el bienestar del pueblo de México.
 
Camino para verla de frente y tomar algunas fotos. Es monumental la obra modelada por Don Julián Martínez; erguido de pie, cruza los brazos, el derecho sobre el izquierdo, meditando. En el izquierdo su sombrero. Se lo ha quitado como para manifestar su respeto al pueblo Yaqui al que le dio tanto, el que lo acogió como su hijo, y su padre, el Tata Lázaro.


Don Julián Martínez llegó a los 17 años a México, huyendo de la guerra civil de su país: acompañó al grupo de niños que llegaron en 1937 a Morelia. Adoptado como todos los niños exiliados, don Julián se desarrolló como uno de los grandes escultores del siglo XX en nuestro país. ¡Y cómo no hacer un reconocimiento con su arte a su protector!,  y como no, si los fondos para la elaboración de esta gran escultura tuvieron su origen en las aportaciones de los ejidatarios del valle del Yaqui, la gran creación de Lázaro.
 
Este monumento fue inaugurado en 1983 por el Ing. Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, entonces gobernador michoacano, por Doña Amalia Solórzano de Cárdenas, viuda del general, y por el Dr. Samuel Ocaña, gobernador de Sonora. Don Julián Martínez Soros falleció en la Cd. de México, en mayo 23 del año 2000.



II. La Plaza 18 de Marzo, hoy Plaza Lázaro Cárdenas

La plaza se parece a otras, pero la distingue su trazado, pues forma parte de la cuadricula original de la moderna ciudad de Obregón, la cabecera del municipio de Cajeme, el segundo en importancia del estado, después de la capital Hermosillo. Otra característica distintiva es que el kiosco no está al centro, sino en el norte de la plaza. El centro lo domina Lázaro, resguardado por altas, muy altas palmeras.
 
Alrededor los boleros, prestando el servicio de limpieza y lustrado de calzado; algunos fumando, otros leyendo, también es un buen pretexto para la conversación, en la banqueta, formados para pasar al proceso de limpia están los zapatos de todo tipo y tamaños, de mujeres y hombres, niños y viejos, otros ya están listos, falta que el cliente pase por ellos. Luego los puestos de frutas y dulces. ¿Cómo se llama la plaza?, le pregunto a la dueña del puesto de dulces, ¿por qué tomas fotos?, me contesta. Mmm… bueno, pretendo escribir algo sobre la plaza, ¿cómo se llama? Se llama Lázaro Cárdenas. Lázaro Cárdenas, pero… ¿cuál es su nombre original? No sé, responde, y se hace la indiferente atendiendo a su pequeña hija que la acompaña y espantando las moscas de las frutas que vende fuera del puesto.



 

La plaza fue pensada para todos, me dije. Vi varias tomas de agua distribuidas en el perímetro de la plaza; el insumo fundamental de los lavacoches, y sí que tienen trabajo de sobra. Camino por la banqueta de la calle Veracruz, veo los negocios de siempre. En la plaza, varios niños juegan corriendo tras los pichones; familias enteras descansan en las bancas, cubriéndose de un sol no tan quemante. Gente platicando, gente pobre la mayoría, tal vez sin trabajo, pero aprovechando la mañana del sábado en la Plaza del Tata. Veo de lejos a una señora mayor con exceso de maquillaje y vestida de manera ligera, entaconada, ella está en lo suyo, trabajando. Pasa por donde está la gente pobre, que probablemente no tiene trabajo; un encuentro desafortunado para hacer alguna transacción amorosa.


 
Más allá otras familias y plebes que se toman fotos con sus celulares, entre ellos y selfies. Formo parte de este grupo, pues a falta de mi cámara, desde hace rato he estado tomando fotos con mi celular. Los pichones siguen con Lázaro, ninguna foto está exenta de ellos. Les aviento piedras, pero nada, sólo sobrevuelan el monumento y tranquilamente se vuelven a posar en los brazos, los hombros y la cabeza del gran expropiador.
 
Sigo tomando fotos al Tata. Lo miro desde cerca de la calle Zaragoza. Perdón, ¿cómo se llama esta plaza?, pregunto a una hombre mayor que se cubre la cabeza con una cachucha roja. Pues…, es la Plaza 18 de Marzo, aunque hoy se llama Lázaro Cárdenas, responde el hombre. ¿Sabe por qué se llama así? Me mira y agrega: por la expropiación petrolera, la que encabezó Cárdenas. Buen depositario de la memoria histórica del lugar, y del país, pensé. Pero a la respuesta siguen los comentarios personales; muy descuidada, por cierto, así también está todo Guaymas, yo soy de allá, pero tengo familia en Obregón, me sé el camino entre Guaymas y Obregón, incluso caminando, aunque con este sol no conviene agarrar camino.
 

 

III. Allí siguen los pichones

Me encamino hacia la calle Puebla, desde allí tomo algunas fotos. Me acerco a los pichones, y les toma algunas más; intento captarlos en vuelo; desde ese ángulo Lázaro se ve espectacular. Pero sigue rodeado de pichones, lo han bautizado de manera abundante, y con ello le dan una segunda pátina a la obra del escultor español. Tengo una idea, cerca de Lázaro, ejemplo y fuente de inspiración para muchos mexicanos, el último grande, tomaré una película a los pichones, su compañeros permanentes; siguiendo los pasos del Peje, buscaré el efecto de aparentar al líder de Morena, como si fuese el que las sigue, tratando de alcanzarlas y preguntarles por qué siguen a Lázaro, por qué lo cuiden día y noche, qué tiene aquél que sigue convocando a la gente, así como a los pichones, ¿qué tengo que hacer para que pueda tener el mismo jalón que el Tata? Estoy llegando de nuevo al kiosco. Tomo las últimas fotos. Llegan por mí, mi esposa y mi hermana; ya compraron la comida, tortas para la familia y esta vez a mí me tocan unos chiles rellenos con arroz y frijoles.
 

 
video
 

jueves, 6 de abril de 2017

Piedras y escultura

Auguste Rodin. El Beso. 1882. Mármol

Hermosillo, Sonora a 6 de Abril de 2017.

Presentación

Unos de los medios principales de la escultura es la piedra. La talla en piedra es una técnica que desde la prehistoria ha sido aprovechada por el hombre para recrear la naturaleza, transmitir ideas e imágenes de su vida y entorno, o bien para expresar estéticamente su visión del mundo.

Preferido entre los diversos tipos de piedra, el mármol, ha sido tallado para brindarnos espléndidas manifestaciones del arte mundial. Fidias, Miguel Ángel, Bernini, Canova, Houdon, Carpeaux, Rodin, Brancusi, Moore, entre otros, forman parte de ese grupo selecto de genios de la talla de la piedra.

Este trabajo tiene como propósito identificar, por un lado, las piedras utilizadas tradicionalmente en la escultura, así también, aquellas que se encuentran en la región sonorense.

 
Piedras, tipos y características

El escultor requiere conocer los tipos de piedra de las que puede disponer para su labor artística; este conocimiento le sirve para identificar aquellas piedras que pueden ser más fáciles de tallar y las más convenientes para presentar su obra.

En su libro acerca de la Piedra natural, Hugues, Steiger y Weber (2008: 10) hacen una definición de las rocas considerándolas “agregados de minerales cuya cohesión está garantizada por una matriz o aglomerante. Estos agregados son producto de procesos geológicos completos.” Consideran que en el mercado mundial se encuentran disponibles entre 4,500 y 5,000 tipos de rocas, las cuales son divididas en tres familias: ígneas, sedimentarias y metamórficas; esta diversidad de piedras está en función de las variaciones que presentan en cuanto a composición química o de las condiciones de presión o temperatura a que son sometidas.

De acuerdo al origen de las rocas, éstas se pueden clasificar en:

·       Rocas ígneas, formadas por el enfriamiento y cristalización del magma procedente del interior de la Tierra.
·       Rocas sedimentarias, formadas a partir de la precipitación de soluciones y de productos de la erosión de las rocas, aunque éstos tienen que estar cementados y compactados formando rocas sólidas.
·       Rocas metamórficas, formadas por efecto de la enorme presión y temperatura sobre las rocas sedimentarias o a partir de rocas ígneas trasformadas y vitrificadas.

A partir de esta clasificación, los mismos autores ejemplifican los tipos de piedras que forman parte de tal taxonomía, estas son:

Tipos de piedras:

·       Rocas ígneas: Granito, Sienita, Diorita, Gabro
·       Rocas extrusivas: Riolita (pórfido), Traquita, Basalto, Piedras de lava, Tobas volcánicas
·       Rocas sedimentarias: Conglomerado, Brecha, Arenisca, Esquisto arcilloso, Caliza, Caliza conchífera, Travertino, Toba calcárea, Caliza litográfica de Solnhofen, Dolomía
·       Rocas Metafórficas: Ortogneis, Paragneis, Cuarcita, Micaesquisto, Esquisto clorítico, Serpentinita, Mármol, Migmatita (Hugues, Steiger y Weber, 2008: 12-22)

Santamera y Camí (2005:31) reconocen que la piedra tiene un ciclo vital. Esto obedece a que “la corteza terrestre está en continua evolución y un mismo mineral puede licuarse en sus entrañas para después enfriarse al subir a la superficie (rocas ígneas). En este proceso puede alterar las piedras que entran en contacto con él (rocas metamórficas). Cualquier mineral a la intemperie se erosiona, pero sus partículas se pueden reagrupar hasta forma, al cabo de los milenios, una nueva roca (sedimentarias).” Considerando esto, según su origen las rocas se clasifican en:

 
Las rocas constituyen la parte sólida de la corteza terrestre; de su fragmentación es que resultan las piedras. Las rocas son el resultado de la combinación aleatoria de minerales a través del tiempo. Santamera y Camí apuntan que al escultor le interesa conocer la piedra que trabaja, pues de ello depende de laboriosidad de su talla, y de igual manera resulta importante que sepan reconocer los minerales que la componen, distinguiendo los que son esenciales o componentes más abundantes, los minerales accesorios y los accidentales; plantean que “El sílice, duro pero brillante, y la dócil caliza, son los componentes más abundantes de las piedras estatuarias. Mezclados con ellos pueden aparecer otros minerales que le confieren color o textura. Así, por ejemplo en el mármol predomina la caliza (esencial), pero puede presentar arabescos de dolomita o grafito (accesorio), tener restos de un fósil (accidental) o estar teñido de óxido de hierro.” (2005: 31).

 
Siguiendo a estos autores, se pueden resaltar las características de las piedras que son susceptibles de labrar por parte de los escultores, éstas son: peso, dureza, tenacidad y labrabilidad.


 
 
 
Piedras en el estado de Sonora

El estado de Sonora destaca a nivel nacional por el desarrollo de su sector minero. Sus yacimientos se atribuyen, en su mayoría, a los emplazamientos de granitos y granodioritas ocurridos durante el cretácico superior y principios del terciario. José Armando Escárcega (1985: 77) apunta que “las principales rocas receptoras de estas mineralizaciones son rocas volcánicas de edad cenozoica, las mismas rocas intrusivas y en algunos casos rocas sedimentarias de origen marinos.”

Los yacimientos son metálicos y no metálicos. Estos últimos son denominados rocas y minerales industriales. Para su estudio y clasificación en el estado de Sonora, se agrupan de la siguiente manera:

A.       Minerales no metálicos sedimentarios: tienen su origen en procesos de sedimentación, o sea, por su depósito en una medio acuático. Se identifican las siguientes piedras y su ubicación en el estado:



B.       Metamorfismo de contacto: Escárcega Escárcega define estos depósitos como aquellos “originados por el metamorfismo producido por la intrusión de cuerpos plutónicos calientes sobre otras rocas” (Escárcega, 1985: 84). Se identifican los siguientes depósitos en Sonora:



C.       Hidrotermales: se trata de depósitos que se forman por la transportación y depósito de compuestos por medio de fluidos. En el estado de Sonora se localizan en:



D.       Volcánicos: se forman por la depositación de rocas debido a un evento ígneo intrusivo. Estos depósitos se localizan en las siguientes regiones:



E.        Evaporíticos: se forman por la evaporación de lagunas continentales saturadas de compuestos. Corresponden a este grupo:



 
Fuentes Consultadas:

Escárcega Escárcega, José Armando. 1985. “Geología de Sonora”. En Gobierno del Estado de Sonora, Historia General de Sonora, Tomo I. Periodo prehistórico y prehispánico. Hermosillo, México: Talleres de Imprenta Madero. Pp. 77-86.
Hugues, Theodor, Ludwig Steiger y Johann Weber. 2008. Piedra Natural. Tipos de piedra, detalles, ejemplos. Barcelona: Editorial Gustavo Gili, S. L.
Santamera, Jacinto Chicharro y Josep Maria Teixidó Camí. 2005. Escultura en piedra. Colección artes y oficios. 2ª Edición, Barcelona: Parramón Ediciones, S. A.
Secretaría de Economía. 2012. La Minería en Sonora 2006-2012. Memoria Documental. Hermosillo Sonora: Delegación Federal en Sonora.

Portales de internet consultados:

Cantería paso a paso. Descripción de los procesos y técnicas de la talla en piedra. http://canteriapasoapaso.blogspot.com.es/ 

Instituto de Geología. Universidad Nacional Autónoma de México. http://www.geologia.unam.mx/ 
Secretaría de Economía. Gobierno Federal de México. http://www.economia.gob.mx/
Wikipedia. http://es.wikipedia.org/: Talla lítica

viernes, 31 de marzo de 2017

Presentación del Libro: Modernización de los Gobiernos e Innovación Administrativa



Hermosillo, Sonora a 31 de Marzo de 2017.

Con la participación de estudiantes del Programa de la Licenciatura en Administración Pública de la Universidad de Sonora se presentó el libro Modernización de los Gobiernos e Innovación Administrativa, el cual fue coordinado por los profesores Arturo Ordaz Alvarez y Gustavo de Jesús Bravo Castillo.
 
Esta obra es el Volumen 5 de la Colección Textos Académicos de Administración Pública, y forma parte del programa editorial de la Academia y Grupo Disciplinario de Administración Pública. La publicación del libro contó con el apoyo de la Dirección de la Dirección de la División de Ciencias Sociales y la Jefatura del Departamento de Sociología y Administración Pública de la Universidad de Sonora.

 
 
La presentación del Libro contó con los comentarios de los estudiantes Paola Arvizu Montaño, Guadalupe Bernal Sánchez, Marco Antonio García Herrera e Ilse Gabriela López Lugo. El evento fue moderado por la estudiante Marissa Irene Lomelí Bojórquez. El evento se realizó en el Auditorio Gilberto Gutiérrez Quiroz, el 30 de Marzo de 2017.
 
Los estudiantes que fungieron como comentaristas de la obra, analizaron aspectos centrales de los 14 capítulos que integran la obra, la que, para su edición fue dividida en cuatro apartados: En la primera parte, Modernización administrativa y gestión pública, se reflexiona sobre la importancia de los programas de modernización administrativa en el ámbito local, el papel de la planeación estratégica de la programación y el presupuesto orientado a obtener resultados, así como a su aprobación, ejercicio, control y evaluación, con base en la simplificación de normatividades, procesos y procedimientos, de tal suerte que esto permita mejorar el desempeño gubernamental y optimizar el uso de los recursos públicos, procurando el cuidado del patrimonio estatal y coadyuvar a una fiscalización eficiente, eficaz y ética sobre su administración.
 

 
En la segunda parte, Gobierno democrático y sociedad de la información, se analiza la transparencia y rendición de cuentas como elementos que contribuyen a moldear un gobierno ético en relación con su sociedad; con la incorporación de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación se permite contar con información en tiempo y en línea reales, para que, de manera automática, se aproveche en la toma de decisiones en las áreas de programación financiera y el ejercicio de los presupuestos.
 
El siguiente apartado se denomina Nuevos conocimientos y acciones en la Administración Municipal, considerándose que el cambio organizacional de la administración pública cobra sentido como parte de los procesos de modernización administrativa en el marco de la evolución de la Nueva Gestión Pública; sin embargo, se propone que la capacidad de adaptación y aprendizaje de una organización gira en torno a sus recursos humanos, lo que requiere la implementación de un servicio profesional de carrera como referente institucional de incentivos mediante el cual los servidores públicos fijen sus propios objetivos y metas y modo de lograrlos, lo que promoverá la competitividad, la productividad y la calidad del desempeño en el quehacer gubernamental. Estas reflexiones incluyen  un caso de administración, gestión y desempeño del servicio de agua potable, cuya expresión es el desarrollo de una estructura más horizontal y descentralizada de los organismos operadores de este vital recurso con el fin de mejorar su capacidad institucional.  
 
Ética y trato igualitario es la temática que se aborda en la última parte de la obra. Aquí se presentan dos trabajos en donde se plantea que, si bien los Códigos de Ética en el ámbito de gobierno permiten la solución de conflictos a través de guiar la toma de decisiones y la forma en que se debe de conducir un gobierno, su interpretación no está exenta de problemas de interpretación y de controversias entre las diferentes partes del gobierno, o bien de éste con los ciudadanos. Por otra parte, se señala que un gobierno ético debe contar con mecanismos que aseguren no sólo un trato igualitario a sus ciudadanos sino también a sus proveedores de bienes y servicios, para lo cual las compras o encomiendas hechas por el Estado deben ocurrir mediante licitaciones públicas, las cuales contribuyen a la transparencia en la medida en que sus informaciones deben ser accesibles a todo el público en general.
 
 
El Dr. Bravo Castillo agradeció los comentarios tan pertinentes de los cuatro estudiantes, señalando que la publicación del libro fue gracias al apoyo de la Doctora Amelia Iruretagoyena Quiroz, Directora de la División de Ciencias Sociales, esfuerzo que requirió de mucho trabajo por los participantes; así también, agradeció al público asistente, cuya presencia da muestra del interés que estudiantes y profesores tienen en estas acciones académicas.
 
Por su parte, el Dr. Ordaz Alvarez describió el proceso que se llevó a cabo para la edición de la obra, señalando que en ella participaron 23 académicos de distintas instituciones de educación superior del país y el extranjero, como la UNAM, la UAEM, la UAEH, la BUAP, la UES, el COLSON, la UNISON y la Fundación João Pinheiro de Brasil. Agradeció los comentarios que los estudiantes hicieron a la obra y reiteró su agradecimiento a la Dra. Iruretagoyena, al Dr. Bravo Castillo quien como Jefe del Departamento respaldó este trabajo editorial, así como al Dr. Roberto Moreno Espinosa, Presidente de la Academia Internacional de Ciencias Político Administrativas y Estudios de Futuro, A. C., pues bajo su convocatoria se pudo lograr que todos los académicos participantes coincidieran en este proyecto.

 

jueves, 16 de marzo de 2017

Curso-Taller: La Constitución Política de México. Estructura y Contenido

Venustiano Carranza en La Cañada, Querétaro

 
Hermosillo, Sonora a 16 de Marzo de 2017.

Como parte del programa de actividades organizado por la Academia y el Grupo Disciplinario de Administración Pública de la Universidad de Sonora para rendir un homenaje por el centenario de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos de 1917, en el Departamento de Sociología y Administración Pública se realizó el Curso-Taller La Constitución Política de México. Estructura y Contenido, a cargo del Dr. Francisco Javier Bello Quiroga. Esta actividad se llevó a cabo del 23 de febrero al 2 de marzo de 2017, con una duración de 20 horas.

Este evento académico tuvo como objetivo general que el participante pudiera identificar y analizar el contenido y estructura de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. De manera específica, se buscó que los asistentes pudieran describir el contexto en que tuvo su origen la Constitución Mexicana de 1917; así como identificar y comprender la relevancia de los derechos humanos y las garantías individuales y sociales comprendidas en la Constitución.
 


También se abordaron y analizaron los elementos relativos a la soberanía, forma de gobierno y división política administrativa prescritos en la Constitución; asimismo, como objetivo específico del Curso-Taller se propuso identificar y comprender las características propias de la administración pública del país y los rasgos que identifican al servidor público.

Participaron estudiantes de las carreras de Licenciado en Administración Pública y de Derecho de la Universidad de Sonora, así como personal docente interesados en la temática.




 

De manera brillante, el Dr. Bello Quiroga, quien en su momento estuvo a cargo del Departamento de Sociología y Administración Pública y fue Coordinador de la Licenciatura en Administración Pública, presentó a los estudiantes los temas del Curso-Taller, desarrollándolos de manera sistemática y detallada, para lo cual se apoyó en diversos materiales de apoyo didáctico para la comprensión y tratamiento de los diversos puntos del programa.
 
En todo momento, el Dr. Bello Quiroga alentó la participación activa y propositiva de los estudiantes y profesores asistentes, con la idea de hacer más dinámicas y productivas las sesiones de trabajo. La evaluación del proceso de enseñanza aprendizaje fue dinámica y permanente. Al final del Curso-Taller, cada participante elaboró y presentó un ensayo en donde se abordó la temática tratada.

 
Por iniciativa del profesor Bello Quiroga, con el análisis de la temática abordada, además de conmemorar el Centenario de la Constitución Política del país, se hizo un homenaje a la obra del Dr. Jorge Carpizo McGregor. Reconoció al eminente constitucionalista haciendo un cuidado análisis de sus aportaciones sobre Derecho Constitucional; además, reconoció su trayectoria académica y política, ocupando cargos como Rector de la Universidad Nacional Autónoma de México, Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, Procurador General de la República, Secretario de Gobernación, así como Embajador de México en Francia.
 

 
 
 

martes, 28 de febrero de 2017

Desarrollo Social y Medio Ambiente


AOA. 2014
 
Hermosillo, Sonora a 28 de Febrero de 2017.

El modelo de Desarrollo

Existe una relación entre el proceso de crecimiento económico y el medio ambiente: en la búsqueda de su sustento y seguridad el hombre ha generado una transformación de la naturaleza con el fin de lograr los satisfactores de sus necesidades particulares como de carácter social, pero, a la vez, esta transformación se manifiesta en diversos niveles de alteraciones naturales a saber: el deterioro, la contaminación, y la destrucción de la capa estratosférica de ozono y el cambio climático global.
 
Pensando en la manera en que el hombre en sociedad define sus formas de producción y reproducción a través de distintos modelos de desarrollo social, podría destacarse que el objetivo del desarrollo es ampliar la gama de posibilidades para la población, considerándose al ingreso como una de esas opciones, junto con otras que perciben el desarrollo humano como desarrollo del pueblo, para el pueblo y por el pueblo, lo que significa invertir en salud, educación, posibilidades de trabajar productivamente, oportunidades de participación para todos, etc. Sin embargo, cabe resaltar que el actual modelo de desarrollo ha enfatizado la búsqueda de satisfactores en el corto plazo y ha mostrado una despreocupación por los magros resultados económicos y sociales, manifiestos en la desigualdad social y en diversos problemas económicos multiplicados por los efectos de la globalización.
 
AOA 2017
 
Con miras a propiciar un mejor nivel de vida de la población, se vuelve una exigencia de primer orden el revertir los problemas generados por el actual modelo económico: la explosión demográfica, la desintegración de comunidades, la exclusión de las mujeres y la feminización de la pobreza, los desequilibrios del desarrollo entre regiones, la deforestación, la erosión y la desertificación, la pérdida de potencial productivo del suelo y la migración campo-ciudad, la pobreza y la desigualdad. Para ello se plantea que el desarrollo debe considerar no sólo el crecimiento económico, sino observar medidas de protección al ambiente y un trato social más justo a toda la población, consideradas como programas de largo plazo, fincadas en nuevos valores sociales y con la participación activa de la ciudadanía. (SEMARNAP; 1996a: pp. 13-15)
 
 
Relación hombre-naturaleza: fenómeno social
 
La relación del hombre y la naturaleza constituye una interacción recíproca, dialéctica, una relación unitaria que sin alguna de las partes carece de sentido. En la misma, el hombre participa en forma concreta en la medida que se constituye en ente social: en un sistema social involucrado con un medio ambiente específico. De esta relación surge un tercer sistema que se superpone al medio natural: el medio ambiente construido. En el análisis de estas relaciones cobra importancia su apreciación en las dimensiones espacial y temporal. Además de poner atención a las regulaciones de ambos sistemas: la sociedad es regulada por su forma de organización, su sistema económico y su universo valórico, mientras que la realidad natural es regulada por la dinámica de los fenómenos naturales. Entre ambos sistemas existe un mediador, la tecnología, la cual provoca que la interrelación se vuelva más intrincada e interdependiente.
 
 
AOA 2017
 
Si se reflexiona en este sentido, conviene, entonces, detenerse a repensar la noción de desarrollo que ha ido construyendo la civilización, e incorporar en este término, relativamente nuevo, las consideraciones sobre el medio ambiente, el contexto espacial y las proyecciones hacia el futuro.
 
El mundo actual está fuertemente marcado por el desarrollo industrial propio de la civilización capitalista; la revolución industrial, fundada en la tecnología de conversores de energía inanimada, activó algunas de las sociedades capitalistas más avanzadas, para conformarlas en una nueva formación sociocultural, la imperialista industrial; de las tensiones de la revolución industrial surgieron dos formaciones socioculturales, el socialismo revolucionario y el socialismo evolutivo. (Ribeiro; 1976: p. 163) En la actualidad se vive la revolución termonuclear, tendiente a cristalizar en una nueva civilización de la humanidad, extendida por todo el mundo, movida por la misma tecnología básica, ordenada según las mismas líneas estructurales, y motivada por los mismos valores.
 
Esta revolución representa un cambio radical en las relaciones de la ciencia con la técnica y la producción que impacta económica, social, política y culturalmente al conjunto de las actividades humanas. El conocimiento en que se basa está constituido por las nuevas tecnologías, la informática, la biotecnología, las telecomunicaciones, las nuevas fuentes y tecnologías energéticas y los nuevos materiales. (Corona; 1991: p. 18)
 
AOA. 2017

La dimensión ecológica
 
El ecosistema puede ser definido como un sistema total que incluye no sólo los complejos orgánicos, sino también al complejo total de factores que constituyen el medio ambiente, es la unidad básica de estudio de la ecología. Dentro de sus características más importantes se encuentran: el ser un sistema abierto; estar formados por elementos bióticos (plantas, animales, el hombre) y abióticos o fisicoquímicos; poseer componentes que interaccionan estableciendo mecanismos de retroalimentación; presentar interacciones que establecen redes tróficas e informacionales (cadena alimentaria y ciclo de materia); están estructurados jerárquicamente; cambian en el tiempo, no evolucionan. (Rojas Canales; s/f: pp. 3-4)
 
Los ecosistemas son la base natural de la producción, es el espacio físico donde el hombre asienta sus actividades, reproduce su comunidad y desarrolla sus potencialidades, por ello la vida del hombre y la del planeta depende del equilibrio de los ecosistemas terrestres, de los marinos y de las primeras capas de la atmósfera. Las transformaciones que el desarrollo social ha generado en la naturaleza, como se dijo, se han orientado a la generación de los satisfactores de las necesidades de la misma sociedad, y a la vez ha derivado en cambios de carácter irreversible y en problemas que se han venido conformando en preocupaciones de carácter internacional. 

AOA. 2014

Preocupa el futuro incierto del planeta por los problemas ambientales que lo afectan: los cambios ambientales derivados de la contaminación; el efecto invernadero que provoca el aumento de la temperatura debido al exceso de contaminantes ambientales; la disipación de la capa de ozono por la contaminación y que provoca la filtración de las radiaciones solares ultravioleta; la deforestación exagerada cuyas consecuencias se observan en la pérdida de los hábitats de la biodiversidad, el incremento de la erosión de los suelos y el azolvamiento y desecación de cuerpos de agua, la disminución de recursos potenciales para las comunidades rurales y de productos industriales, así como los cambios en los climas; la desaparición de hábitats, su fragmentación, la sobreexplotación de los recursos y la contaminación que ponen en peligro de extinción a numerosas especies y ha eliminado a buen número de ellas, debido todo esto a la transformación, alteración o destrucción de los ecosistemas naturales; y, finalmente, los problemas derivados de la expansión de la población, los procesos de migración y de urbanización.
 
 
La dimensión social
 
Y sin embargo, todos estos problemas son de fuerte connotación social; son generados por el comportamiento irracional del hombre y sus consecuencias afectan su propia vida. Son problemas del planeta en términos de la economía, la demografía, el desarrollo y la ecología.
 
Entre los primeros se encuentra el desorden económico mundial derivado de las crisis y desordenes de los mercados, y en donde factores como la competencia y la tecnología han provocado transformaciones que afectan la distribución del ingreso, la conformación del mercado en monopolios, el crecimiento económico desordenado y la degradación del medio ambiente; otro problema se refiere al desorden demográfico mundial, derivado del progreso exponencial suscitado en materia de crecimiento poblacional; también se observa la crisis ecológica, provocada por las grandes catástrofes locales, las contaminaciones provocadas en los países industrializados, y los problemas globales derivados de la afectación de la capa de ozono; finalmente, se hace referencia a la crisis de desarrollo, que topa con el problema cultural/civilizacional y con el problema ecológico. (Morin y Kern; 1993: pp. 71-83)
 
Si se toma el estudio del desarrollo, la desigualdad y el medio ambiente bajo una perspectiva integral, lejos de ideologizar la visión ecológica y la participación democrática en el desarrollo, se precisa proponer políticas que realmente fomenten un crecimiento sano y sostenido, estimulando la inversión generadora de empleos, el uso de tecnologías adecuadas para el fomento de la competitividad y el cuidado del medio ambiente. De esta manera, tales políticas deben comprender el interjuego del mercado y el Estado: el primero como asignador de recursos, y el segundo como regulador fundamental de la vida social.
 
AOA. 2014

Un planteamiento desde esta perspectiva implica reflexionar sobre lo que se denomina el “talante ético”, sobre el comportamiento moral del hombre. Las concepciones que el hombre se hace sobre el bien y el mal, no deben quedarse sólo en la individualidad, sino recibir un trato colectivo, sin la exclusión de ningún estrato social, clase o grupo. En tal sentido, la democracia como forma de vida requiere de consensos básicos forjados mediante la existencia de un mínimo de valores, normas y actitudes comunes, y a través de los vínculos individuales libremente elegidos, que suponen ayuda y protección entre los hombres.
 
En extenso, se puede señalar que la clave del futuro conlleva una responsabilidad planetaria, para con el ámbito común, el medio ambiente y el mundo futuro. Para ello hay que pensar y actuar en función del hombre, en aras de una sociedad humana y un ecosistema intacto. La ética, en este sentido, se asume como un asunto público, que trasciende fronteras y que convierte el talante ético en uno de tipo mundial.
 
 
La noción del desarrollo sustentable
 
Partiendo de un breve análisis sobre los magros resultados económicos y sociales del actual modelo de desarrollo y su impacto en el ambiente, se puede pensar la idea del desarrollo sustentable como un modelo alternativo.
 
Dentro del debate del desarrollo y subdesarrollo, durante la década de los setenta, se ponderaba el crecimiento demográfico como problema nodal de los países en desarrollo, lo cual se asociaba con los grandes problemas de estos países: el subdesarrollo y la pobreza. Luego se agregó el problema de la degradación del ambiente como parte de tal problemática. A partir de 1972 creció la convicción de que la crisis ambiental del mundo estaba basada en la desigualdad económica, generadora del gran desperdicio de recursos, con su consiguiente contaminación en los países desarrollados, mientras que en los países en desarrollo ha generado pobreza y sobreexplotación de los recursos naturales.
 
Alternativamente al concepto tradicional del desarrollo surge el de ecodesarrollo, ideado por Maurice Strong, en el que se incorpora la idea de que el desarrollo económico y el medio ambiente son dimensiones que deben contemplarse en un mismo análisis; agrega nuevas dimensiones: el crecimiento económico, la equidad, la calidad de vida, el manejo del medio ambiente. En 1987, a través del Informe Bruntland, se internacionalizó esta concepción bajo el término de Desarrollo Sustentable, sustentado bajo tres principios orientadores: priorización del ser humano, el crecimiento económico y la protección ambiental como imperativos sociales, consideración del desarrollo regional y de las propias prioridades ambientales, la visión del desarrollo como una cuestión de equidad. (SEMARNAP; 1996b: pp. 24-27)

AOA. 2017

El concepto de Desarrollo Sustentable, en su formulación inicial, según la Comisión Mundial del Medio Ambiente y el Desarrollo, se plantea como “el desarrollo que satisface las necesidades de la generación presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades.” Bajo esta perspectiva se enfatizan los aspectos cualitativos inherentes al crecimiento económico, principalmente los relacionados con la equidad, el uso de los recursos y la generación de desechos y contaminantes. En tal sentido se considera un imperativo el cambio del patrón de consumo de los países desarrollados, bajo un esquema de ponderación de los costos y beneficios sociales y ambientales.
 
Sin menospreciar la importancia que tiene el factor poblacional, se patentiza que un aumento del consumo, esencial al progreso y al desarrollo es inherentemente incompatible con el desarrollo sustentable, en la medida que el ambiente global queda bajo amenaza al frenar o reducir el bienestar de la población proveniente de tal progreso. Pero esto no implica subordinarse al progreso consumista, sino reflexionar sobre él y los males que con él vienen, tratando de complementar mecanismos que hagan efectivo un bienestar tanto económico como ambiental. Ello implica asumir una conciencia ecológica.
 
 
Las políticas de gobierno y la acción social
 
La dimensión ambiental se convirtió en materia clave dentro de la planeación desde la década de los ochenta. (Provencio; 1995: p. 66) Por ello, el trabajo en dicha materia se está construyendo, quedando por precisar los mecanismos de evaluación cuantitativa y cualitativa referidos al deterioro ambiental y al avance en cuanto al aprovechamiento sustentable de los recursos naturales. Hay que advertir lo complicado que estas tareas resultan al momento de tratar de consolidar un arreglo institucional para la gestión de los recursos naturales; destaca, en este sentido, el avance logrado al incluir, desde mediados de los noventa, en los Planes de Desarrollo del país la intención de imprimir al desarrollo nacional el carácter de sustentable.
 
Se reconoce que las formulaciones sobre el desarrollo sustentable en los últimos años han sido motivo de abuso discursivo, generalización y manejo oportunista; con el fin de darle un efectivo sentido habría que dejar de concebirla como una política ambiental en sentido estricto, para cambiar a la concepción de un proceso que propicie reformas en la definición de las estrategias, en el marco regulatorio, en la adopción de instrumentos económicos que conciban la racionalidad económica al parejo de la racionalidad ambiental, en la generación de información que permita eliminar los sesgos antiambientalistas y, en la estructuración de un sistema eficaz de ordenamiento del uso productivo del territorio. Esto lleva a revisar los enfoques y prioridades de la política ambiental, repensar la centralidad de los procesos de desenvolvimiento humano, y reconocer las fronteras temporales y espaciales de las políticas.
 
Por lo anterior, se plantea la necesidad de que el Estado asuma su responsabilidad y represente el interés público: expresar efectivamente el interés público por la conservación frente a otros intereses legítimos, compensándolos de manera justa y eficiente. Una segunda prioridad para una política ambiental eficaz y eficiente es la consideración de instrumentos o mecanismos económicos, que modifiquen de raíz los factores causales del deterioro ambiental, internalizando los costos ambientales, superando las fallas de asignación de recursos del mercado, pero a la vez, promoviendo el crecimiento económico; entre estos mecanismos se propone un manejo adecuado de subsidios, impuestos y mercado de derechos de uso de recursos, además, de una descentralización efectiva de las decisiones, y un comportamiento eficiente de los agentes económicos, fomento a la innovación tecnológica, no comprometer a los recursos públicos, y promover la congruencia entre objetivos económicos, ambientales y sociales, entre otros.
 
AOA.2017
 
En relación con esto, es pertinente reconocer disposiciones de gobierno que en nuestro país han derivado en pasos importantes en materia de desarrollo y medio ambiente; así, en su momento, fue relevante la creación de la Secretaría del Medio Ambiente, Recursos Naturales y Pesca (SEMARNAP) en 1994, encargada de desarrollar las principales características del apartado de Política Ambiental en nuestro país. Desde fines del año 2000, la encargada de los asuntos relacionados a la protección, conservación y aprovechamiento de los recursos naturales del país y de diseñar e impulsar la política ambiental nacional para desarrollo sustentable es la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT).

Se plantea una nueva relación entre el gobierno y la sociedad en la que la inclusión es primordial para ofrecer oportunidades a toda la población para que, mediante una mejor preparación, se facilite su crecimiento como personas y adquieran la capacitación y el adiestramiento necesarios para aprovechar las oportunidades del desarrollo. La sustentabilidad se estima como una preocupación por la protección de la naturaleza, el aprovechamiento racional de la excepcional biodiversidad del país y promover un desarrollo limpio, preservador del medio ambiente y reconstructor de los sistemas ecológicos, buscando la armonía de los seres humanos consigo mismos y con la naturaleza.

Por otra parte, se considera que el mundo globalizado plantea a nuestro país la exigencia de contar con un sector productivo más competitivo y sólido para afrontar las exigencias que este entorno presenta. La nueva economía, las profundas transformaciones en el comercio y los flujos financieros internacionales han traído cambios fundamentales en la estructura de los mercados y en las formas de competencia que transforman el entorno económico en el mundo y en México, lo cual impone nuevos retos que deben enfrentarse para lograr un desarrollo exitoso. En este contexto de búsqueda de competitividad, se plantea reducir la brecha entre los que tienen acceso a las nuevas tecnologías de información y de producción, y los que se han ido quedando cada vez más lejos del acceso a estas herramientas para el desarrollo.
 
El concepto de desarrollo que se propone considera las características regionales del país; en un país de fuertes contrastes, se propone el desarrollo de políticas claras de desarrollo regional y el fortalecimiento del federalismo para responder a la demanda social por una distribución más equitativa de oportunidades entre regiones, mediante la distribución adecuada de atribuciones y recursos entre los órdenes de gobierno para mejorar la competitividad y cobertura de los servicios públicos.
 
De esta manera se considera que el desarrollo social y humano debe promoverse a partir de diversos Ejes de Política Pública, refiriéndose estos a:

§   Los niveles de bienestar de los mexicanos, tratando de evitar que existan grupos de la población mexicana cuyas condiciones de vida, oportunidades de superación personal y de participación social se encuentren por debajo de ciertos umbrales.

§   La equidad en los programas y la igualdad en las oportunidades, impulsando políticas y acciones que tomen en cuenta las distintas necesidades, posibilidades y capacidades de los ciudadanos.

§   Capacidad e iniciativa, que implica una actitud emprendedora e independiente de los ciudadanos y una educación de vanguardia, impulsar proyectos que mejoren la preparación, escolaridad y conocimientos de la población, el desarrollo de sus habilidades y destrezas, fomentar la innovación y el avance científico y tecnológico, apoyar la difusión cultural, y asegurar el manejo efectivo de la información.

§    La cohesión social, mediante acciones para aumentar la solidaridad de todos los mexicanos entre sí y con el llamado bien común; acrecentar el compromiso con la nación, vía políticas y proyectos incluyentes; disminuir la presencia del Estado en los aspectos y áreas en los que las organizaciones no gubernamentales pueden tener una contribución efectiva; propiciar la integración social; reivindicar el respeto a los derechos reconocidos y a los que emergen y que se manifiestan de manera diversa, buscando un desarrollo regional equilibrado y acorde con el federalismo.

§   Identidad entre bienestar y medio ambiente, buscando construir una cultura de evaluación de prácticas productivas y de resultados de programas sociales basada en el criterio de que el deterioro de la naturaleza es un efecto inaceptable; fomentar un mayor conocimiento sobre el deterioro del medio ambiente; y desarrollar una concepción de desarrollo en armonía con la naturaleza.

§   Confianza en la capacidad del gobierno y en las instituciones del país, con el objeto de diseñar estrategias de respuesta eficaz ante situaciones no previstas de orden natural y social, ampliar la capacidad de respuesta del Estado, crear condiciones institucionales que permitan anticipar riesgos y establecer esquemas de coordinación de las organizaciones sociales que refuercen su sentido de compromiso en la continuidad de los programas sociales.
  
AOA. 2014
 
Conclusión
 
Estos aspectos reclaman nuevas formas de vinculación entre Estado y sociedad; como entes interrelacionados en forma permanente, deben ser concebidos y actuar como sistemas abiertos, que afectan y son afectados por otros sistemas. Esto mismo se aplica a la relación de ambos con la naturaleza, un macrosistema que es afectado por los interjuegos sociales y de política gubernamental, pero que a la vez es imprescindible para la vida de la humanidad.
 
La participación ciudadana en el diseño, ejecución y evaluación de las políticas ambientales promovidas por el Estado resulta un imperativo, en la medida que los problemas que enfrentan las sociedades modernas son de carácter público, es decir, de interés comunal, que incluso rebasan las fronteras nacionales, convirtiéndolos en problemas de “aldea global”. El desarrollo social y la preservación del medio ambiente requieren de ese compromiso común, de una ética pública con sustento ecológico y un fuerte componente de justicia social.
 
 
Bibliografía
 
Corona, Leonel (1991). Revolución científico-técnica, en México ante las nuevas tecnologías. México: Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Humanidades. UNAM.
Ejecutivo Federal. Planes Nacionales de Desarrollo.
Morin, Edgar y Anne Kern (1993). La Agonía planetaria. Argentina: Tierra Planeta. Nueva Visión.
Provencio, Enrique (1995). Desarrollo sustentable e instituciones públicas. Gaceta Ecológica, Nº 37, Instituto Nacional de Ecología.
Ribeiro, Darcy (1976). El Proceso Civilizatorio. México: Extemporáneos.
Rojas Canales, María del Carmen (s/f). Dimensiones y niveles analíticos: la dimensión ecológica (Materiales de Lectura del Curso Desarrollo Sustentable). México: PUMA/UNAM.
SEMARNAP (1996a).  El modelo de Desarrollo. México: Cuadernos/SEMARNAP.
SEMARNAP (1996b). Prever el futuro: el Desarrollo Sustentable, en El desarrollo sustentable. Una alternativa de política institucional. México: Cuadernos/SEMARNAP.